Qué es la dependencia emocional

Hay personas que solamente obtienen cierta plenitud al lado de otra persona. Dejan de ser una persona única y singular para ponerse a disposición de quien tiene al lado. Son personas que sufren el anhelo de sentirse cuidados y atendidos, siendo capaces de todo por conseguirlo, aunque sea renunciar de si mismo para ponerse a disposición de los deseos de la persona que tienen a su lado. Este tipo de personalidades dependientes están abocadas al sufrimiento y al dolor, y es por ello, que es necesario un tratamiento para la dependencia emocional.

Podríamos definir la dependencia emocional como la necesidad de estar con otra persona con la intención de tener la atención y los cuidados de ella. Para conseguir que los demás les presten las atenciones y el cariño que necesitan son capaces de todo, incluso de someterse a la voluntad o deseos de la otra persona. Este tipo de conductas siempre llevará a quien las lleva a cabo, a un gran sufrimiento y a heridas en el alma difíciles de sanar.

Las personas emocionalmente dependientes suelen tener relaciones tóxicas, ya que no se basan en la amistad o en el amor, por ejemplo, sino en la necesidad. Eso crea un apego afectivo que puede llevar a relaciones donde la otra persona pueda aprovecharse de las necesidades emocionales para conseguir todo aquello que desea. Son en definitiva relaciones que acaban por destruir a las personas que las confirman.

El tratamiento para la dependencia emocional se centra básicamente en el aumento de la autoestima. Tenemos que entender que la persona dependiente ni se percibe a sí misma como una persona no válida, incapaz de ser feliz ni de sentirse plena, si no es en compañía de los demás. Es decir, responsabiliza a las demás personas de su bienestar y su plenitud, sintiendo la necesidad imperiosa de sentirse querida y cuidada.

Síntomas de la dependencia emocional

La dependencia emocional siempre esconde una gran falta de autoestima y de seguridad en uno mismo. Todas esas carencias emocionales empujan a las personas que las padecen a tener unas conductas, totalmente dependientes, destinadas a cubrir todas esas necesidades. Esta clase de personas son capaces de todo por estar al lado de alguien que pueda reportarle todo aquello que necesita para sentirse bien. Aparte de esos grandes rasgos, podemos describir los síntomas de la dependencia emocional más comunes. Y entre ellos están:

  • Autoestima baja, percepción negativa de si mismo.
  • Establecen relaciones basadas en la necesidad.
  • Tenencia a padecer ansiedad y depresión.
  • Incapacidad para asumir responsabilidades o tomar decisiones.
  • Miedo al rechazo y necesidad de aprobación.
  • Inseguridad, falta de confianza en sus propias capacidades.
  • Capacidad de aceptar los malos modos y el maltrato por tener a esa persona a su lado.
  • Terror a dar las opiniones y a los reproches o críticas.
  • Sensación de vacío que intenta cubrir con la presencia otra persona.
  • No suele cuidarse ni mirar por si mismo.
  • Temor a la soledad, y hacer las cosas de manera autónoma.

Como podemos comprobar, la dependencia emocional convierte a la persona que la padece en la sombra que quien fue, para convertirse en el complemento de alguien, con tal de obtener sus atenciones y cariño. Esa clase de comportamientos crean un gran sufrimiento y dolor, porque suelen establecerse relaciones tóxicas basadas en la necesidad, no en pilares tan fundamentales como el amor, la libertad o el respeto.

Causas de la dependencia emocional

Las personas emocionalmente heridas son personas heridas. Todo aquello que somos es fruto de nuestras vivencias y nuestras experiencias. Si estás son negativas, ello nos llevará a desarrollar nuestra personalidad de un modo inadecuado. Una autoestima dañada, siempre es debido a crecer bajo los reproches y las críticas constantes de las personas que nos rodean. Si un niño crece en un ambiente donde permanentemente le remarcan todos sus fallos, dejando a un lado factores tan importantes como el cariño o la protección, al final se convertirá en un adulto totalmente dañado, que buscará la probación y la atención de los demás de un modo patológico.

Unas experiencias vitales negativas son la causa de desarrollar una dependencia emocional. Al final, buscar que alguien nos aporte esas atenciones que tanto hemos necesitado en nuestras vidas, nos puede llevar a establecer relaciones totalmente tóxicas. Relaciones donde, por un lado, existirá un apego patológico, y por otro puede haber un deseo de aprovecharse de esas necesidades, para obtener a cambio aquello que se desea. Es decir, las personas dependientes suelen tener relaciones con personas que se pueden aprovechar de ellas, sometiéndolas o manipulándolas para conseguir todo aquello que quieren. Escuchar y hacer caso a las críticas y reproches de los demás, puede hacer que desarrollemos una conducta destinada a buscar siempre la aprobación, y eso puede llevarnos a ser víctimas de cualquier persona que desee aprovecharse de esa situación. Apuesta por el tratamiento para la dependencia emocional.

Tratamiento para la dependencia emocional

Sanar todas las heridas del alma requiere tiempo y esfuerzo. Para ello es necesario una intervención psicológica continuada. Para poder reconstruirnos necesitamos las herramientas que nos puede dar la terapia. Así que, si eres dependiente y quieres dejar de serlo, para así tener una vida plena, y volver a sentirte bien, deberías apostar por la terapia, y no caer en la tentación de mirar hacia otro lado. 

El tratamiento para la dependencia emocional se debe centrar en mejor la autoestima y la seguridad en un mismo. No se puede modificar una personalidad dependiente si no se sanan las heridas, de una autoestima dañada. Es importante saber identificar que nos ocurre, para poder pedir la ayuda adecuada para afrontar todo aquello que nos paraliza, y nos hace daño. Es importante también vencer todos nuestros miedos, y aceptar los momentos de soledad como algo que puede ser positivo. La dependencia emocional tiene tratamiento. Apuesta por la terapia y vuelve a sentirte bien.

Servicios de tratamiento para la dependencia emocional

Consulta vía Email

25

Euros


Envío de pregunta por Email

Análisis completo.

Respuesta en menos de 24 horas.

Terapia Chat Escrito

50

Euros/mes


2 Sesiones de 45 minutos cada mes.

Acceso a todos los cursos.

Seguimiento continuo.

Terapia vía telefónica

80

Euros/mes


2 Sesiones de 45 minutos cada mes.

Acceso a todos los cursos.

Seguimiento continuo.

Recomendaciones finales

Como ya he apuntado antes, para tratar la dependencia emocional debemos centrarnos en mejorar la autoestima. Es fundamental ganar seguridad en un mismo y quererse tal como y como somos. De esa manera no necesitaremos a nadie para sentirnos bien, y podemos ser más autónomos. Además de la terapia psicológica, podemos seguir una serie de recomendaciones que nos ayudarán a aumentar nuestra percepción acerca de nosotros, y de ese modo mejorar nuestra autoestima. Y entre dichas recomendaciones, podemos encontrar:

  • Actívate. Céntrate en todo lo que siempre te ha gustado, y retoma esas actividades que te hagan sentirte bien. Mantenerte activo hará que tu mente pueda centrarse en cosas positivas, además de ganar en seguridad.
  • No te compares. Eres una persona única, y eres como eres. Es cierto que tienes muchos defectos, como todos los tenemos, pero tienes muchas más virtudes. Así que, centrarte en todo lo bueno que hay en ti. Mejora lo que puedas mejorar, y lo demás simplemente acéptalo como parte de ti.
  • Háblate bien. Sé amable contigo. No eres perfecto, así que no sigas intentando serlo. Debemos ser comprensivos con nosotros, y hablarnos con respeto y cariño. Ten un discurso amable contigo mismo, y no seas exigente. Permítete ser imperfecto.
  • Quiérete. Sé el primero en quererte y en respetarte. Si tú te quieres y te respetas, obligarás a los demás a hacerlo. Debemos ser los primeros en mirar por nosotros, y cuidarnos tal y como nos merecemos.
  • Deja a un lado las críticas. Seguro que hay mucho ruido a tu alrededor, y soportas críticas que te hacen daño. No te centres en esas voces. Escucha tu propia voz, y no dejes que nadie te diga si eres una persona válida o no. 
  • Disfruta de tu soledad. Aunque te pueda dar miedo a estar solo, hazlo de vez en cuando. Debemos disfrutar de esos momentos de silencio y de paz. De ese modo, podemos centrarnos en nosotros mismos.
  • Sé tu todo. No es nada egoísta cuidarnos y querernos. Al revés. No podemos cuidar ni atender a los demás, si antes no lo hacemos con nosotros mismos. Pase lo que pase, siempre tendrás la certeza de tenerte a ti mismo. Sé tu todo.
  • Selecciona a quien te rodea. Es importante que seleccionemos a las personas que están a nuestro lado. Tenemos que aprender a elegir a personas que sumen, y nos aporten riqueza emocional. Las personas que nos hacen daño, o no nos aportan nada positivo, deben estar lo más lejos posible.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la terapia online?

La terapia online es una intervención psicológica que se implanta mediante las nuevas tecnologías, como por chat, teléfono móvil, o videoconferencia. 
Debemos tener en cuenta que la terapia online tiene las mismas garantías y efectividad que la terapia presencial, pero con grandes ventajas, como son la comunicación directa y continua, el anonimato, realizar las sesiones donde y cuando quieras, etc. Apuesta por la terapia online y siéntete bien de nuevo.

¿Qué garantías tiene la terapia online?

La terapia online siempre será impartida por un psicólogo cualificado, empleando las mismas técnicas que la terapia tradicional. Por lo tanto, podemos afirmar que la terapia online tiene las mismas garantías terapéuticas que la terapia presencial.

¿Qué ventajas tiene la terapia online?

Entre las grandes ventajas que podemos encontrar en la terapia online, es recibir la ayuda que necesitas sin desplazamientos innecesarios, y en el horario que tú necesites. También puedes optar por el anonimato si lo prefieres, además la comunicación puede ser más directa y continua que en la terapia presencial. Y por último, el precio suele ser más asequible que la terapia impartida en una consulta física.

¿Para quién está dirigido la terapia online?

La terapia online está dirigida a cualquier persona que esté pasando un mal momento, y busque ayuda para afrontar esa situación. Además, es un servicio óptimo para todas aquellas personas que no quieran o no puedan desplazarse a una consulta presencial.

¿En qué consiste la terapia online?

En la terapia online se siguen las mismas estrategias y métodos que la terapia presencial. Así que, la terapia constaría de cuatro fases diferenciadas. En la primera se reuniría toda la información acerca de la problemática que quieras tratar. En un segundo paso, se establecerán los objetivos terapéuticos que se quieren alcanzar. Posteriormente, se realizaría la intervención terapéutica. Y por último, se haría sesiones de seguimiento para comprobar la evolución, y evitar recaídas.

¿Cuánto dura la terapia online?

La duración de la terapia dependerá de cada persona y de lo que quiera tratar. Puede ocupar desde pocas sesiones hasta las necesarias para poder superar la problemática que se quiera superar.

¿Cómo funciona el servicio de Terapia Online?

Los servicios de terapia online consisten en una suscripción mensual, que consta de dos sesiones mensuales de 45 minutos, pudiendo elegir entre hacerlas mediante chat escrito o llamada telefónica. Seguimiento continuo, y acceso a todos los cursos de apoyo emocional, que son un gran complemento a la terapia.

¿Hay permanencia o periodos mínimos?

En Psicólogo Emocional online no creemos en las permanencias ni en periodos mínimos. Tienes la plena libertad de darte de alta y de baja. Recuerda que tú gestionarás tu cuenta.

¿Tengo que pagar algo por darme de alta o de baja?

De ninguna manera. Darte de alta y de baja es totalmente gratuito. El único pago que efectuarás es la cuota mensual.

¿Cuál es la forma de pago?

El pago se efectuará mediante tarjeta, ya sea de débito o de crédito. El pago es totalmente seguro, y tendrás la garantía de que todos tus datos estarán siempre protegidos. Una vez te des de alta, el cobro de tu suscripción se efectuará el mismo día de cada mes. Es decir, si por ejemplo, te das de baja el día 5 de un mes determinado, el cobro se realizará el mismo día de cada mes de manera automática.

¿Y si solamente quiero apuntarme un mes para probar?

Una vez que te des de alta, tendrás tu nombre de usuario y una contraseña. Tú gestionarás tu propia cuenta. Por lo que si solamente quieres probar, puedes darte de baja tú misma cuando quieras.

¿Cómo me doy de alta?

Es muy sencillo. Solamente tienes que elegir el modo de terapia online que prefieras, y seguir los pasos de la plataforma de pagos. Al hacerlo tendrás tu nombre de usuario y tu contraseña, y una vez efectuado el pago tendrás acceso a tu cuenta. Es un proceso rápido y sencillo.

¿Cómo me doy de baja?

Es tan sencillo como darte de alta. Una vez quieras darte de baja, solamente tienes que acceder a tu cuenta y hacerle click al enlace de darte de baja, y ya está.

¿Qué hago si he olvidado mi contraseña?

No te preocupes. Siempre que olvides tu contraseña, podrás recuperarla en la pestaña que encontrarás cuando quieras acceder a tu cuenta.

¿Puedo suscribirme al servicio de terapia online si vivo fuera de España?

¡Por supuesto! Puedes suscribirte vivas donde vivas. Lo único que tienes que recordar es que las sesiones se realizan en el horario de España. Así que, si vives en otro país, ten en cuenta la diferencia horaria.

Contacta conmigo si tienes alguna duda acerca de cómo funcionan los servicios o de los precios de la terapia online. 🙂

    Información básica sobre protección de datos: Responsable: Daniel Molina Suárez Finalidad: Gestionar el envío de información y prospección comercial y dar acceso a los productos online. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Empresas proveedoras nacionales y encargados de tratamiento acogidos a privacy shield. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.